Siempre va a existir rivalidad entre los hermanos. Es algo común y normal y muchas veces el panorama es poco alentador frente a nuestros hijos. Pero esto no quiere decir que tengan una mala relación, que por el contrario, se puede ver potenciada en aprendizajes, empatía, tolerancia y compartir. Todo enmarcado en el respeto y el amor.

¿Por qué se dan los celos entre hermanos?

Los celos son algo natural que se dan en los niños. Por lo general, lo asociamos al hijo mayor cuando nace un hermano chico, por todos los cambios emocionales que esto conlleva. Sin embargo, los celos pueden darse en cualquiera de los hijos. Incluso, en el más pequeño de todos.

Los celos se producen por el miedo o la amenaza que sienten de poder perder algo que es de ellos. Sobre este tema, Sandra Oltra, sicóloga de la Clínica Alemana, nos explica que “lo importante es abordarlo desde la familia, con la convicción de que no hay ningún riesgo de pérdida de amor, de cuidados o de protección de ninguno de sus miembros, que esto no depende del tiempo compartido ni de las necesidades de cada integrante, las que difieren dependiendo de la edad o etapa de desarrollo, sino de la consistencia en los cuidados y en la expresión de amor”.

Las emociones más comunes asociadas a los celos entre hermanos son el enojo y la rabia. Éstos se dan, por la percepción que tienen los niños de sentirse “desplazados” de alguna manera. Es con estas emociones que los niños suelen no contenerse y demostrar lo que están sintiendo de manera física.

“La emoción rabiosa no debe censurarse, pues indica la capacidad del pequeño para expresar incluso sus emociones calificadas como ‘negativas’. Sin embargo, es necesario ayudarlo a manifestar su rabia en forma no agresiva ni autoagresiva, modelando nuevas alternativas de expresión, pero respetando la emoción”, aclara la especialista.

Lo más importante que tenemos que tener presente, es no poner nunca en duda la incondicionalidad del amor. Esto, porque precisamente en ese temor, es que radican los celos.

¿Cómo podemos prevenir los celos entre hermanos?

Acá la especialista es clara en enfatizar que siempre debemos entregar amor, ser tolerantes frente a nuestros hijos, permitir que los niños tengan una competencia que es natural entre ellos, sin intervenir, ni menos tomar partido por uno.

Las relaciones de hermanos tienen códigos propios y debemos dejar que se respete el espacio que se da entre ellos. Esto considera que somos los padres los que tenemos que entregar autoridad, protección, seguridad, amor y cuidados, sin tener la necesidad de actuar como árbitros en sus peleas.

Por último, la especialista asegura las reglas básicas de respeto entre hermanos pasan principalmente, por enseñarles y educar las manifestaciones de rabia, permitir que no estén de acuerdo y rivalidades enmarcadas en un cuadro de tolerancia y, siempre, hacerles ver que el amor es incondicional para cada uno de ellos.

(Nota con información de: www.garoo.org) 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.